EL LUGAR

La ciudad de Nono (en lengua Quechua “Senos de India Joven”) fue un asentamiento indígena de una perfección natural inigualable. Un auténtico balcón panorámico que permite disfrutar al máximo, la belleza del valle.


Tiene el privilegio de contar con dos ríos de características totalmente distintas: las aguas del Río Chico transitan sobre un lecho de rocas y piedras con hermosos remansos y el Río de Los Sauces, donde aguas de características hipomineral similares a las de Evian (Francia) lo hacen en un lecho acompañado por 12 Km de tranquilas y doradas playas. 250 mts de estas aguas bañan la costa de Arenas Blancas Cabañas y Suites.

CLIMA

Pocos son los lugares del mundo que reúnen las condiciones climáticas y geológicas de Nono. De la abundancia del mineral de cuarzo anfíbol resulta el desprendimiento de partículas.
Estas, en combinación con el oxígeno, producen una gran cantidad de ozono y ácidos nitrosos, dos complementos ideales para la sensación de bienestar del ser humano.
Este efecto convierte a Traslasierra en una zona protegida por una verdadera cámara hiperbárica natural con un clima seco-continental de noches frescas y días radiantes.

PASEOS

Pocos son los lugares del mundo que reúnen las condiciones climáticas y geológicas de Nono. De la abundancia del mineral de cuarzo anfíbol resulta el desprendimiento de partículas.
Estas, en combinación con el oxígeno, producen una gran cantidad de ozono y ácidos nitrosos, dos complementos ideales para la sensación de bienestar del ser humano.
Este efecto convierte a Traslasierra en una zona protegida por una verdadera cámara hiperbárica natural con un clima seco-continental de noches frescas y días radiantes.